CHUCHO: Ladrido puro y primitivo

chucho-rescatado  CHUCHO: Ladrido puro y primitivo chucho rescatado

Un genio que ladra tripas y masca tragedias soleadas y sonoras. Hablamos con Fernando Alfaro sobre el regreso de los míticos y albaceteños Chucho; de lo radicales y libres que se les escucha ahora; de lo bien que les ha sentado la madurez; de lo crudamente punks que se les ve encima de las tablas, etc. La magistral procesión de perros va por dentro.

Txt: Fernando Fuentes

Fernando, lo que parecía una feliz reunión ocasional parece convertirse en una vuelta en toda regla… ¿es realmente así?

“Sí. Aunque pareciera ocasional desde fuera, nosotros desde el principio hablábamos de retomar el pulso del grupo desde el momento en el que el chucho se perdió”.

Tras los conciertos y festivales estivales, que se meten en pleno mes de octubre, ¿habrá vida para Chucho tras la fiesta pagana veraniega?

“Ya tenemos programada una gira por salas en otoño, con repertorio algo diferente, canciones nuevas y una propuesta estética más radical aún”.

Ahora, en 2013, en vuestro directo os mostráis más crudos, primitivos, más punk. Han desaparecido las orquestaciones y los sampleados, no hay apenas trucos ni artificios… ¿a qué obedece esto?

“Es una decisión que tomamos en 2003. Anteayer. ‘Como decíamos ayer…’ como dijo Fray Luis de León cuando volvió a dar clases después de años encerrado. Queríamos más libertad, poder improvisar más, llegar más lejos: decidimos que una cosa son los discos y otra el directo. No tiene por qué sonar exactamente igual”.

¿Estamos ahora, posiblemente, antes unos Chucho más puros por más radicales y libres?

“Seguramente sí. Más conscientes de lo que es la esencia de este grupo y más locos para llevarla hasta el final”.

¿Qué sientes al tocar de nuevo aquellos temas que compusiste cuando TODO era diferente?

“Las buenas canciones perduran. Y aunque tú seas, en cierta medida, otro, las haces tuyas porque están fabricadas para hacer daño o para curar. Para que las sientan también los otros. Por otro lado, yo no he dejado de tocar muchas de estas canciones en mi carrera en solitario”.

¿Quién eligió las canciones que tocáis en esta nueva etapa? ¿Qué criterios seguisteis? ¿Fue complicada la selección?

“Cuando decidimos retomar el grupo todos queríamos un Chucho muy puro y primitivo, como en la primera etapa y en cierto modo como en la última. A partir de ahí tiramos del hilo y elegimos las canciones que necesitábamos tocar. Y así vinieron también nuestros hits de ultratumba”.

Gracias por recuperar en directo “El detonador Emx3”, es en mi opinión uno de vuestros mejores temas… ¿para ti también?¿Crees que ha envejecido bien?

“De nada. Fue un placer. Esta es una de las que he venido tocando, a veces, estos últimos años, tanto yo solo en acústico como con mi banda de Barcelona. Pero con Chucho recupera su carne y sus huesos de antaño”.

 Supongo que este regreso contempla la grabación de nuevos temas… ¿estáis ya en ello? ¿Ya hay nuevo material sonoro de Chucho a la vista, o mejor dicho oída?

“Empezamos reconstituyendo un tema, ‘Huracanes con nombre’, que estaba perdido en el tiempo. Es una canción nueva disponible en nuestra web. Ahora estamos trabajando otro par de temas nuevos para la inminente gira de otoño. Si esto sigue así, creo que sí que habrá un álbum nuevo dentro de un tiempo”.

Alguna vez te he escuchado decir que Chucho hacéis rock terminal… ¿a qué te refieres con esto?

“A lo que decía antes de autoconsciencia y locura para llegar hasta el final”.

¿Sigues siendo el que más temas nuevos propone al resto o esa tendencia ahora está cambiando?

“Bueno, sigo componiendo todos o casi todos los temas, si te refieres a eso. Ellos, todos los miembros de Chucho, son muy buenos compositores en sus respectivos proyectos, pero Chucho se planteó así desde el principio”.

¿Si grabáis un nuevo álbum contaréis con la ayuda en la producción de Refree como ya hiciste en solitario –como Fernando Alfaro- o esto va por otros lares?

“No. Refree fue el productor idóneo para ‘La vida es extraña y rara’, mi último disco. Para Chucho no lo veo apropiado hoy por hoy. De hecho estoy empezando a grabar mi nuevo disco en solitario y tampoco lo produce él. Es todo una cuestión de conjunciones astrales. O algo así”.

“Huracanes con nombre” y “Motor de perro negro” son puro Chucho. ¿Son una declaración de intenciones en un panorama indie nacional en el que todos ahora hacen música para gatitas?

“A mí me da igual el panorama indie nacional. Nosotros hacemos lo nuestro porque nos resulta necesario”.

De chucho perdido a Chucho encontrado… ¿al buen pan se arrima el perro? ¿Se puede vivir ahora de los bolos, como hace 9 años?

“Se puede, aunque cuesta más y hay que trabajar más. Como todo dios, vamos. ‘Tiempos nuevos, tiempos salvajes’, que decían los Ilegales”.

¿En qué han cambiado los perruzos del 2005 con los que nos encontramos ahora, de momento, solo subidos en lo alto de un escenario?

“Antes has dicho lo de la libertad, que suena mejor que hacerse viejo. A lo mejor hacerse viejo es también hacerse más libre”.

En las fotos de promo estáis benditamente feos, abollados y maduros… ¿cómo debe ser? ¿La procesión de perros va por dentro?

“¿Feos? Te mato. (Risas). Está guay eso de la procesión de perros…”.

¿Y quién fue quien agrupó a la manada? ¿Por qué ahora y no antes, o nunca?

“La iniciativa fue de Javi y Miguel, que se hicieron socios en Perdido Studio y juntarse en una habitación relativamente pequeña los volvió locos y quisieron retomar Chucho. Les sorprendió que el resto, por nuestra parte, estuviéramos pensando cosas parecidas. Yo incluso había pensado en el mantra ‘chucho perdido’, sin saber siquiera el nombre de su estudio de grabación”.

Ahora más oscuro, más descarnado… aquí ya no hay sitio para un nuevo “Magic”, ¿verdad? ¿O si?

“‘Magic’ sigue siendo uno de los puntos culminantes de nuestro directo. Así que ¿por qué no? Aunque ya veremos. Por ahora lo que nos sale es más psycho blues y punk rock and roll. Bueno, y baile psicópata. Así que ¿por qué no?”.

Sed y hambre sentía el Chucho en su escondite… pero de qué realmente? ¿Qué es lo que viene a buscar realmente? ¿Dinero?¿Más prestigio? ¿Vicio? ¿Devoción?

“Todos nos quedamos en su día con la sensación de chucho truncado, o perdido en el tiempo. Olvidado en algún sentido, en estos tiempos tontos. Y de repente seguimos teniendo esa necesidad un poco suicida de tocar y grabar y tal, la que ya teníamos. Y aquí estamos. El dinero viene luego, porque si te dedicas a ello, no puedes vivir del aire”.

¿Cómo calificarías la escena de pop-rock nacional del 2013? ¿Crees que la escena indie ha progresado adecuadamente en estos últimos 20 años?

“Ya te decía antes que es que me da exactamente igual. Y no puedo hacer un análisis serio sin ofender a un montón de gente”.

Recomiéndanos buena mierda sonora para disfrutar en casa o en concierto… algo…

“The Swans y Eunstürzende Neubauten. Id a verlos en directo”.

Hay que ver lo buenos que sois cuando queréis, y cuando no queréis también… ¿es Chucho una banda incapaz de hacerlo mal?

“Yo espero sinceramente que sí”.

Has hecho renacer a Surfin Bichos –al menos momentáneamente- y ahora a Chucho… ¿se te puede calificar como un resucitador de viejas bandas gloriosas que nunca se debieron ir?

“Bueno, no tuvo nada que ver una cosa con la otra, y en ambos casos me lo propusieron otras personas a mí. Soy de los que siempre piensan ‘¿por qué no?’ “.

¿Crees que haber sido el alma de los Surfin Bichos perjudica a Chucho en cuanto a su reconocimiento público, ya que se la ve como la banda de Alfaro tras los Surfin?

“Bueno, por cuestiones como lo adelantados a su época que fuimos Surfin’ Bichos, se han terminado convirtiendo en leyenda. El grupo que todo el mundo dice conocer sin tener ni puta idea. Con Chucho es diferente, y sí que sentíamos una especie de injusto olvido. De ahí nació lo de ‘chucho perdido’. En realidad ambos grupos tuvieron el mismo predicamento, ventas, críticas etc.”.

¿Si tuvieras que quedarte con sola una de las dos bandas, con cuál sería? ¿Con Surfin Chucho?

“Joder. ¿Y eso? Bueno, no sé, ahora lo que tengo es Chucho. Y mi carrera en solitario con mi banda de Barcelona. Y Alfacrepus con Joe Crepúsculo”.

Finalmente Fernando, con los años tu magnetismo animal en escena crece sin parar… ¿la madurez es un grado o una gran mierda directamente?

“Yo cada vez me encuentro más a gusto encima de los escenarios. Y cumplir años te pasa desde que naces, no vale la pena quejarse y sí disfrutar”.

www.chucho.net/