‘Looped Circles’ es el debut en largo formato de JUS KNO’

'Looped Circles' es el debut en largo formato de JUS KNO' JUS KNO FOTO 2 2021 1

Tras adelantar, con gran acogida por parte del público y la prensa, los dos singles ‘Looped Circles’ y ‘Time Will Come’, el dúo asturiano afincado en Madrid –léase, Alex Aller y Pablo Villanueva– por fin descubren su primer álbum, que sale a la luz a través del sello Faneca Music.

Tras el título ‘Looped Circles’ nos encontramos con una colección de nueve temas en los que Jus Kno’ ahonda en el techno melódico de vanguardia, que se debate amistosamente entre el escapismo y el baile. Una feliz sinergia, sin colisión, entre el neoclasicismo, la experimentación, la sensibilidad y la belleza, que supone un salto exponencial en su sonido y propia carrera musical.

Tras aquel ‘Redemption’ de 2018 y del aclamado ‘Asymmetry’ de 2019 que los puso en el mapa, en estos primeros meses de 2021 regresan a la palestra con más experiencia, bagaje y sabiduría y eso se les nota por los cuatro costados… ¿o son beats?

'Looped Circles' es el debut en largo formato de JUS KNO' COVER LOOPED CIRCLES JUS KNO scaled

 ‘LOOPED CIRCLES’, TEMA A TEMA

Jus Kno’, a través de ‘Looped Circles’, siguen haciendo emerger su música a través de sintetizadores, teclados, pads y sampleos. Moog, Roland y Rhodes a partes casi iguales.

Tras la crepuscular gelidez de la bellísima y escapista ‘Intro’ -con ese piano sintetizado sobre el que bascula todo un corte de soft-techno bien atemperado, con pausa incluida, que es mucho más que una introducción, es toda una declaración de intenciones-, recibimos ‘Winden’ con el que Jus Kno’ se aventuran en lares más clubbys, aún siempre respetando la esencia original, como le sucede a la enrevesada, ácida y cuasi sinfónica ‘New Normal’. Diferentes gamas de percusiones, melodías entrecruzadas e innumerables capas de sonido, se solapan en perfecta sinergia, con dos obsesiones que convergen en una misma: mover y conmover. Y de pronto -sin previo aviso- el corte se rompe, dándonos entrada a otro espacio en el que un ritmo trepidante, cuasi dramático, señala el camino. Tras este inesperado frenesí urbano, nos vuelve a entregar al suave fragor vital que desprende el atardecer en primavera.

En ‘Hole I’ los arpegios en enloquecido loop son los que van elevando la atención del oyente a ese punto -tan exacto como borroso- en el que todo parece alejarse para aproximarse a una cumbre pelada, desde la que se atisba un paisaje asolado, pero sorprendentemente esperanzado. Luz al final del beat. Y de la que destella hasta cegar. En ‘Hole II’ insiste sobre la repetición hipnótica de su primera parte para dejar todo el protagonismo a un pizzicato permanente que, desde una visión clásica, se deja absorber por una pulsión intensa, seminalmente technoide.

‘A Place For Us’ es un remanso de paz que, partiendo del tech-pop, se deja coronar por unos sintes atmosféricos que, de pronto, parecen cristalizarse en lo alto del corte para tocarnos en lo más íntimo. El juego entre melodías emergentes es delicioso, rayano en lo magistral. En ‘Contact’ el bombo delantero, y la percusión superpuesta y contraria, incita al movimiento desde la cadencia de sus propias líneas melódicas, tan taciturnas como, en algunos instantes, efervescentes, alegres…

En el caso de ‘Looped Circles’, el corte que nomina al álbum, estamos ante un sofisticado y epicista pasaje -con ascendente neoclásico- que partiendo del delicado sonido de una melodía de piano algo borrosa, como perdida en el tiempo y el espacio, va poco a poco llevándonos desde una propuesta a priori ambiental, haciendo círculos concéntricos en repetición infinita, a un lar en el que un bombo soft-techno y ese mismo bello son de cuerda, pero ahora sintetizado y en primer e impoluto plano, le procura una nueva dimensión, más cristalina, esperanzada y hasta bailable. Tras un drop, en el que asoma de nuevo la grisácea y brumosa melancolía del inicio del tema, retoma su pulso natural y nos vuelve a hacer volar de piel para dentro y de ahí para el espacio exterior. Del norte al sur de cualquier alma. Y del este al oeste del cosmos.

Finalmente, a través de ‘Time Will Come’, demuestran que son capaces de sinergiar diversos palos de la electrónica, como los breaks, el ambient y el techno melódico y no morir en el intento. Muy al contrario, lo que consiguen es extraer lo mejor de dichos estilos y casarlos a lo largo de un mismo tema que son tres, cinco o diez a la vez. Tras un compás percusivo, a contrapié, todo se sucede de forma natural, y así fluyen sonidos sintetizados cuasi atmosféricos -que parece sonar lejos, incluso perdidos en el tiempo y el espacio- que evocan una melodía tristona, pero dulcemente epicista. Tras un drop en el que las cuerdas -en arpegio infinito- toman todo el protagonismo, se produce el milagro y todo concuerda a la perfección, en feliz colisión, hasta transportarnos a ese lugar especial y ensoñador en el que solo hay aire para dos, la música y tú. Una delicadez que solo puede llevar la firma de Jus Kno’. 

https://soundcloud.com/juskno/sets/jus-kno-looped-circles-lp?fbclid=IwAR2UdDtOWucmSX_eDv2-SkjUuHmMBrSeiRX8xCRTTeSVKhIHqowew7J1FAQ

https://lnkfi.re/Looped_Circles?fbclid=IwAR2UdDtOWucmSX_eDv2-SkjUuHmMBrSeiRX8xCRTTeSVKhIHqowew7J1FAQ

https://www.facebook.com/jusknofficial

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *