NINE INCH NAILS: Siempre a la vanguardia

índice  NINE INCH NAILS: Siempre a la vanguardia   ndice

Trent Reznor ha sido uno de los personajes más revolucionarios en la historia de la música, y más de dos décadas después del lanzamiento de su álbum debut con NIN sigue editando discos con una calidad pasmosa y cuya originalidad salta a la vista. Después de cinco años de silencio llega a nuestras manos “Hesitation Marks”, noveno disco en la historia de un prolífico y enigmático persona.

Txt: Walter Pinilla

Desde que Trent Reznor comenzó su andadura en la industria de la música, ha sido un personaje que ha intentado ofrecer algo nuevo, experimentar con los sonidos y estar a la vanguardia en lo que a su música se refiere. Artistas de diferentes estilos han nombrado a nuestro amigo como su gurú, caso de Marilyn Manson, aunque con el paso del tiempo a Trent le han salido seguidores por debajo de las piedras, hasta el punto de atribuirle el ser uno de los creadores del rock industrial y hasta inspiración de muchos emos, que veían reflejadas sus realidades en las letras de sus canciones.

25 AÑOS EN LA BRECHA

25 años han pasado desde el lanzamiento de “Pretty Hate Machine”, disco debut de posiblemente la banda más innovadora de las últimas dos décadas.  Durante todos estos años de carrera,  Trent Reznor no ha hecho otra cosa que cosechar éxitos, aunque el más importante de ellos fue seguramente con “Donward Spiral”, del año 94, un álbum contundente que cosechó criticas positivas en  la mayoría de medios que escucharon su material. Por esa época ya comenzaban a salir figuras como el citado Marylin Manson, que hablaban de Reznor como su padrino e influencia a nivel compositivo.

“Donward Spiral” llevó a NIN a lo más alto de su carrera, pero eso no era suficiente para Reznor, que pese a tener a la crítica a sus pies, optó por seguir apostando por las nuevas ideas musicales que salían de su maltrecha cabeza, y llevar el sonido de su proyecto mucho más allá de lo que todos podían imaginar.  Vale la pena destacar que NIN es el proyecto en solitario del músico y productor, que pese a estar rodeado de grandes artistas en cada una de sus giras,  estos suelen ser únicamente de sesión, que sin embargo no trabajan en todo el proceso compositivo de los álbumes. Llega ya una nueva década, y a principios del año 2000 sale a la luz “The Fragile”, un disco que apuesta mucho más por sonidos electrónicos e instrumentales, que pese a no tener tanta repercusión como predecesor, seguía teniendo críticas positivas, producto de su increíble sonido, delicados arreglos y por supuesto, de su original material.  Siguiendo en la misma dirección llegan “Year Zero y With Theeth”, que dan el estatus a NIN de grupo de culto, sorprendiendo con cada uno de sus lanzamientos a todos los intrépidos que se atrevieran a escuchar su música.

Como gran parte de los grandes artistas de nuestra década,  Reznor se vio inmerso en diferentes problemas con las drogas y el alcohol,  que le llevaron a editar lo que por ese entonces sería su último disco, que vendría acompañado de una gira de despedida. El lanzamiento en cuestión llevaba por título “Ghosts I–IV and The Slip”, y se trataba de un doble álbum, con 36 temas instrumentales, de lo más variopinto y hasta delirante, pero que sin embargo seguía enseñando los impresionantes dotes de Reznor como productor musical.

Pasan cinco años después de todo esto, periodo en el que las críticas no paraban de hablar de Reznor y de todas las influencias que le había aportado a una aburridísima industria musical. Seguramente esa ansiedad de sacar algo nuevo y enseñárselo a muchos jóvenes que no tienen ni la más remota idea de lo que es producir algo original, es que el multi instrumentista decide saltar de nuevo al vacío y editar este impresionante “Hesitation Marks”, una bienvenida con un disco impactante, variado y que te atrapa desde la primera escucha. En todo este periodo muchas cosas han pasado con Reznor, que se había dedicado a producir las bandas sonoras de películas como “The Social Network” o “The Girl with the dragon Tattoo”; ha sido citado por la revista Time como uno de los  25 personajes más influyentes en Estados Unidos,  y también grabó el “How To Destroy Angels with his wife, Mariqueen Maandig”.

HESITATION MARKS

El caso es que en 2013 llega su último lanzamiento,  y desde nuestro punto de vista será uno de los discos que más dará de qué hablar durante mucho tiempo.  Si de su estilo se trata, podríamos decir que es tan variado, que por momentos te recuerda la fuerza de “Downward Spiral”, aunque también puedes escuchar ciertas reminiscencias a “The Fragile”, aunque todo envuelto en  un ambiente muy oscuro y también muy futurista, que hace de este trabajo uno de los más deliciosos que he escuchado en los últimos días.

Aunque “Hesitation Marks” por momentos es rudo, sus texturas y arreglos siguen siendo muy delicado y cuidan cada uno de los detalles de un trabajo de por sí complejo.

“Copy of A” y “Came Back Hunted” recuerdan la faceta más pegadiza e industrial del grupo, “Find My Way” la parte atmosférica,  “All Time Low” la densidad y oscuridad de los sonidos, mientras que “Dissapointed” y “Running” se parecen más a una sesión techno, aunque muy bien elaborada, que incluso te hace tener ganas de bailar. “Dissapointed” por su lado y Satellite por otro son también dos ejemplos perfectos de cómo se juega con los arreglos, los efectos y los sonidos de manera magistral, mientras que “Everything” es posiblemente la canción que suena más limpia de todas, y que se parece más a grupo de rock, aunque con reminiscencias setenteras.

ROCKERO, INDUSTRIAL Y MINIMAL

Para marcar aún más contrastes, Reznor ha llamado a Lindsey Buckingham de Fleetwood Mac y a Adrian Belew de King Crimson para que graben algunos acordes con sus guitarras. Sobran descripciones para un disco que por momentos suena rockero, por otros industrial, que a veces te recuerda al minimal y que juega con diferentes variantes instrumentales y rítmicas que lo hacen exquisito desde todo punto de vista.

www.nin.com/