SIDONIE: A la felicidad por la electrónica

untitled  SIDONIE: A la felicidad por la electrónica untitled1

SIDONIE 

A la felicidad por la electrónica

Este séptimo disco de estudio de los barceloneses Sidonie nos presenta la increíble historia de Sierra y Canadá, una banda sonora de amoríos en la que hay menos guitarras, más teclados pero tantas melodías soleadas como siempre. Y es que en este disco, aunque de profunda alma pop, hay más de Kraftwerk, de Brian Eno o de Orchestral Manoeuvres In The Dark que de otra cosa.

Tx: Fernando Fuentes

-Aló Sidonie, si dicen que no hay quinto (disco) malo del séptimo solo podemos hablar maravillas, ¿verdad?

“Yo nací un 7 de febrero, es mi número favorito, es hermoso. George Best lo llevaba en su camiseta ¿cómo quieres que no hablemos maravillas de nuestro disco 7?”.

-En este “Sierra y Canadá” lo primero que llama la atención es que hay más teclados, más electrónica y muchas menos guitarras… ¿y eso? ¿Os habéis cansado del pop?

“Jamás nos cansaremos del pop. El hecho de que haya más teclados o menos guitarras no tiene demasiada importancia, lo importante es que hayan melodías y en este disco las hay, esto es lo que lo vincula con el pop”.

-¿Es cierto que Marc Ros compró un viejo teclado Lowrey en un anticuario de Barcelona y todo viene de ahí? ¿Y es verdad que no sabía tocarlo y tuvo que aprender?

“Es cierto, nunca he sido un freak de los instrumentos musicales y me aburre bastante entrar en una tienda de música, en cambio, las tiendas de antigüedades me fascinan. Ese día me compre unas sillas y un marco alfonsino precioso, el órgano Lowrey lo compré de pasada. Tampoco sé tocar la guitarra y ahí estoy”.

-¿Nunca 70 euros han sido mejor invertidos por Sidonie?

“!Correcto! Y la cerveza que le pagamos a Jes para que se quedara con nosotros, total: 1’50e”.

-La pregunta del millón: ¿Sin el teclado Lowrey habría salido otro tipo de disco?

“Es probable. Sin el Lowrey no hubieran salido ni ‘Yo Soy La Crema’ ni ‘Canadá (El Feo De Los Wham)’ ni ‘Hiroshima Mi Amor’. Este teclado tiene sonidos que me llevan a lugares donde me siento cómodo a pesar de que eran poco conocidos para mí y es impensable pensar que estas melodías hubieran salido igual con una guitarra acústica”.

-¿En qué ha cambiado vuestro método compositivo ahora que estáis inmersos en un mundo mucho más electrónico que antes?

“En todo. Al principio de la elaboración del disco nos obligamos a cambiar nuestras costumbres que de tanto repetirlas se podían haber convertido en vicios. Componía de noche cuando siempre lo había hecho de día, cambie de instrumento, cambié mi dieta, cambié mi ropa, todo. Solo de esta forma nos podíamos alejar de nuestra obra precedente”.

-En este sentido escuchando vuestras nuevas canciones veo claras influencia de gente de la talla de David Bowie y Pet Shop Boys… ¿por ahí van los tiros?

“Son buenos ejemplos, a Bowie le llevamos robando desde que empezamos y los Pet Shop Boys estaban ahí en el contenido pero ahora incluso en la forma nos ha ayudado para decorar nuestras canciones”. 

-Pero también encuentro referencias a Kraftwerk, Brian Eno, Orchestral Manoeuvres In The Dark, Joe Meek, Jean Jacques Perrey y hasta a los Silver Apples, ¿os habéis empapado bien de ellos para componer este “Sierra y Canadá”?

“Es música que nos ha interesado desde siempre pero que apenas dejábamos entrar en el local de ensayo. Quizás la diferencia es que empecé a escuchar a estos grupos de forma exclusiva sin compartirla con otras músicas y cuando entramos en el estudio estábamos tan empapados de estos grupos que era difícil grabar las canciones con una guitarra, un bajo y una batería. Los pioneros de la electrónica tienen mucho peso en este disco. Me gusta pensar que es un disco más de ‘computadora’  que de ‘Mac’ “.

-El álbum habla de “robots, de muebles de Ikea, del futuro de la masturbación, de la película Blade Runner, del feo de los Wham y presenta a Sierra y Canadá, dos personajes que protagonizan una historia de amor asincrónico”. ¿De todo este maremagnum de contenidos e influencias qué es lo más importante?

A partir de la historia de amor entre Sierra y Canadá se construyó todo lo demás. Nos imaginábamos donde vivían, que música escuchaban, como vestían y al final el disco se ha convertido en su banda sonora”.

¿Dónde ha sido grabado el disco y quiénes lo han producido?

“En los Estudios Blind Records de Barcelona. Santos & Fluren lo han producido. Es como estar en casa porque ellos nos conocen como nadie y son nuestros amigos. Se han implicado totalmente y en la grabación nos íbamos retando todo el tiempo. Mentiría si te dijera que todo ha sido fácil y bonito, a veces ha, habido grandes discusiones y algún portazo debido al compromiso de cada uno con el disco”.

-¿Quién os ha ayudado con voces, instrumentos, etc.?

“David T. Ginzo ha sido de gran ayuda. El disco se ha enriquecido con su talento y buen gusto. Santos & Fluren también son músicos y nos echaron más que una mano. Marcel Cavallé que nos acompañará en esta gira y que grabó unas guitarras geniales y finalmente mi hermana, Miri Ros, que cantó ‘Gaisnsbourg’ conmigo y fue genial”.

-¿Lo de dejar que los fans eligieran el primer single de este “Sierra y Canadá” no era demasiado arriesgado o la fe en ellos es absolutamente ciega? ¿Estáis contentos con el resultado, coincide con vuestra idea?

“¡Coincide con la mía! Esto demuestra el increíble buen gusto que tienen nuestros fans. Seleccionamos cinco canciones del disco y tres de ellas eran candidatas a single y no había manera de ponernos de acuerdo. Esta acción fue la solución que encontramos y tengo que decir que fue una experiencia de lo más interesante, al fin y al cabo este disco les pertenece a ellos más que a los periodistas, compañías discográficas o a nosotros mismos”. 

-Dicen que entre los temas más destacados del álbum hay mucha más melodía que antes… ¿estamos ante los Sidonie más pegadizos y optimistas de nunca jamás?

Que sea melódico no significa que sea pegadizo o optimista. Nick Drake es muy melódico pero siempre me deprime al escucharlo y el adjetivo ‘pegadizo’ no le pega (perdón).  Me gustan mucho las melodías de este disco, me emocionan, esto es lo que importa”.

-“El mismo destello”, “Sierra y Canadá”, “Un día de mierda” y “Gainsgbourg” son cuatro de los mejores temas de este nuevo trabajo… ¿y de la historia de Sidonie? ¿Cuál de ellos es vuestro favorito?

“Cada uno te diría una canción diferente, yo me quedo con ‘Giraluna’. A veces la toco solo en casa para calmarme, es como contarme un cuento a mi mismo para dormir y soñar con su historia”.

-Por cierto decís que “Un Día De Mierda” es el himno nacional de Canadá y sirve para todas las naciones, porqué todos hemos vivido alguna vez un día de mierda… ¿nación y mierda son dos palabras muy parecidas?

“Solo se que cuando las repites mucho pierden su significado. Personalmente prefiero las palabras globo y astronauta, no se porqué extraña razón me ponen de buen humor”.

 -¿Remixes a la vista? ¿Os parece una buena idea?

 “Sí, claro que es una buena idea. También nos gustaría escuchar estas canciones reinterpretadas por otros artistas, con otras voces, con otros instrumentos. Nos encanta cuando alguien cuelga una de nuestras canciones versionadas en YouTube, nos parece una declaración de amor única sin importar si es correcta técnicamente o no”.

-Finalmente Sidonie, ¿cómo pensáis que vuestros fans más poperos van a recibir este viaje por la historia de la música electrónica que proponéis a través de este “Sierra y Canadá”?

“Nos tranquiliza saber que a nosotros nos encanta siendo los tres muy poperos”.

www.sidonie.net/