XOLS:::: “Me gusta ir donde nunca he ido”.

FOTO XOLS  XOLS:::: "Me gusta ir donde nunca he ido". FOTO XOLS

Estamos ante una artista inquieta, talentosa y valiente. Musicalmente le gusta ir por donde nunca ha estado antes y eso de “quedarse en la zona de confort” le suena raro. Desde Barcelona recibimos a Xols -DJ y productora- y a su ecléctico, pero siempre bien fundamentado y alicatado, imaginario sonoro en el que hay lugar para el techno, el house, la IDM, la darkwave y hasta rock electrónico. Ahora acaba de presentar ‘Doom Patrol EP’ -lo publica su sello Red Panda Music- y a través del mismo nos descubre su cara más industrial, oscura e intelectualoide. Pero ya nos anuncia, mediante esta entrevista, que hay un LP a la vista y que su reto ahora es hacer temas que “funcionen en pista”… ¿apostamos a que lo consigue?

 Texto: Fernando Fuentes

-Alo Carla, en este reciente ‘Doom Patrol EP’, que publicas en tu sello Red Panda, descubres tu cara más industrial, oscura e intelectual, ¿por qué ahora?

Bien sencillo: ¡porque me apetecía! Doom Patrol fue el nombre que recibió uno de mis primeros proyectos musicales, cuando tenía yo 20 años; me debía a mí misma ahondar un poco ese concepto musical que esbocé por aquel entonces en unos temas que jamás salieron a la luz.

-¿Cómo es posible que toques tantos -y a priori diferentes- palos de la electrónica y lo hagas, hasta el momento, siempre bien?

La curiosidad es lo que me lleva a hacer cosas distintas…repetirme me aburre. La tenacidad y un leve trastorno obsesivo-compulsivo es lo que me permite que el resultado final sea más o menos acertado.

-No obstante habrá un estilo, o estilos, en el que disfrutes más por mero gusto personal… ¿nos desvelas cuál es? ¿Y con cuál sufres más?

Yo sufro por igual con todos los estilos y tracks que hago. El que me sale rápido, pues porque quizá lo he hecho demasiado rápido, y el que requiere más trabajo, pues porque me siento atascada con él. Disfrutar, lo mismo… disfruto a momentos concretos independientemente del estilo: cuando saco una melodía enorme, o cuando consigo solucionar un problema que hacía sonar mal el tema… cosas así.

-Parece que en la dark-wave te sientes especialmente a gusto, ¿no? ¿Pero más que en el techno o el house?

Probablemente sea cierto que los sonidos oscuros me son más fáciles de desarrollar, el por qué no sé decirlo. Ahora bien, ¡los tracks que tengo listos para estos próximos meses no lo son para nada! Hay acid, hay jazz, hay algo de melancolía, también viajes en el cosmos… Para mí el reto real hoy por hoy es hacer temas que, como se suele decir, “funcionen en pista”. Llevo una temporada en la que tener bolos de manera regular me está ayudando enormemente a conseguir ese objetivo, estoy entrando más en la mentalidad del DJ, que es algo que siempre he querido. O sea, por un lado quizá debería hacer música más orientada a la escucha, y por otro quiero hacer música bailonga.

-Hay una cosa que me llama poderosamente la atención cuando escucho un tema de Xols y es que tiene identidad propia, mucha historia detrás, denota mucho trabajo y sustancia, pero… ¿llegará el día en el que quedes completamente satisfecha ante un tema propio?

Por un lado, tengo muy presente las palabras de Leonardo Da Vinci: “Una obra jamás se acaba, sólo se abandona”. Esto creo que le pasa a toda persona que plasma sus inquietudes en un medio y luego lo llama arte. Te podrías pasar toda la vida ajustando la mezcla, retocando cosillas aquí y allá.. pero llega un momento en el que debes decir basta y enseñar tu trabajo al público sin decir “aún no está acabado”. Para quitarle drama al asunto, puedo decir que ahora, un año después de mis primeras publicaciones, las estoy empezando a pinchar en mis sets, superadas inseguridades, vergüenzas y tonterías. ¡Y no suenan nada mal, oiga! La perspectiva del tiempo lo pone todo en su sitio y puedo decir que estoy orgullosa de estos primeros EPs que saqué en 2016. Retocaría cosas que seguramente sólo yo apreciaría.

-Volvamos a este ‘Doom Patrol EP’, que supone la octava referencia de RPM, ¿por qué te has inspirado en un cómic de superhéroes, en concreto por la etapa guionizada por Grant Morrison, un clásico del surrealismo más extremo expresado en viñetas? ¿Qué tiene que ver ello con el sonido de este EP?

Soy comiquera de toda la vida y Doom Patrol, en especial esa etapa, es un icono para mí. Me gustaba también el concepto de una “patrulla condenada”… algo que evoca heroicidad pero a su vez algo funesto, un hatajo de perdedores que aun y saberse condenados, consiguen sus objetivos. Grant Morrison hizo un cómic muy atrevido, con personajes extravagantes y todo como muy extremo. Supongo que en el fondo es mi pequeño homenaje y contribución a esa cosmología que él desarrolló. Además, “Doom Patrol” suena cojonudo. Aprovecho este momento para saludar a los abogados de DC comics y pedirles por favor que no me demanden, ¡es un homenaje!

-En el texto que acompaña al EP dices que “Es la clase de música que escucharías en una fiesta de vampiros fetichistas del latex”… ¿pero eso es difícil de encontrar, verdad? ¿O no tanto?

(Risas) Bueno, se de fiestas que se ajustan bastante a esa descripción. La verdad es que esa frase se me ocurrió después de finalizar el EP y creo que es buena porque todo el mundo se puede imaginar algo de ese estilo, dark, extremo, violento, perverso… son unos referentes muy populares en el imaginario colectivo. A mi gusto define el EP perfectamente.

-¿Es cierto que puede ser que por esta onda oscura e industrial por la que te decantes a la hora de sustanciar tu primer y esperado LP? ¿Pero será monotemático? ¿No habrá lugar para otros estilos que también forma parte de tu ecléctico imaginario sonoro?

No lo creo. Me aburro de las cosas rápidamente y me gusta ir donde nunca he ido así que aunque por mi naturaleza el LP partirá de premisas oscuras e industriales, no lo estoy pensando como “un LP de sonido oscuro e industrial”. Para mí enfocar un LP es algo nuevo así que tengo ganas de ver cómo afronto este reto. Quiero sobre todo que tenga una coherencia interna, una narratividad.

-Los cuatro temas de este ‘Doom Patrol EP’ suenan alejados de las pistas de baile, ¿se trata de música ideada y compuesta para para diseccionar y consumir en la intimidad o -La utilización y manejo de los mismos sonidos -y máquinas- dotan de una coherencia al EP que se agradece en tiempos de confusión y trampas, ¿cuales son? ¿Con qué artefactos, instrumentos y software trabajas en estudio?

Este EP ha sido el primero en el que he implementado progresivamente equipo hardware, a medida que lo iba comprando y conociendo. Fundamentalmente, usé el Tetra de Dave Smith Instruments (un sinte analógico descatalogado muy apañado), Analog Rytm de Elektron (una pieza habitual en muchos estudios) y Acid8, una especie de 303 pero más friki.

-¿De qué partes a la hora de crear un tema: de una letra, de una melodía, de un acorde de guitarra de un loop…?

Anteriormente empezaba a hacer música al tuntún, sin ideas preconcebidas hasta que estuviera efectivamente sentada en el estudio y empezaran a sonar cosas; entonces en función de qué sonaba bien en el tema iría para un lado o para otro. Últimamente veo un cambio, y es que antes de ponerme ya tengo una idea de qué quiero, y voy a buscar esa idea. Por ejemplo mi último track quería que fuera algo “elegante, deep, jazzy”. Conseguí que efectivamente el track de ese proyecto aunara esos adjetivos. Técnicamente, suelo empezar siempre por el ritmo.

-Los temas del EP van desde el electro ferreo, darky y distópico de ‘Corrosion’, pasando por el industrialismo ácido de ‘Maniac’, hasta llega al dark-wave en estado puro de ‘Raw Chill Pill’ y el techno enloquecido de ‘Transversality’. Al respecto varias preguntas: ¿Todos ellos, para ser entendidos, deben ir siempre acompañados de los demás o no es necesario? ¿Cuál de ellos es tu favorito? ¿A qué tipo de público van dirigidos?

Yo creo que se pueden disfrutar individualmente pero en su conjunto cogen un valor añadido, porque pertenecen todos a un mismo cosmos aun y teniendo estilos distintos. Es la gracia del EP, que en cuatro temas te dibuja un pequeño universo, se nota el hilo conductor aun y cuando los tracks tienen mucha individualidad. Mi favorito sería ‘Raw Chill Pill’, el tema salió prácticamente solo, ni tan siquiera escribí la letra, empecé a soltar frases tal cual. Su público lo desconozco, aunque supongo es para gente muy concreta: entre fans de Nine Inch Nails, Rammstein y amantes de esos sonidos que mezclan rock con electrónica podría encontrar un sitio. También entre los amantes de músicas experimentales, avantgarde y así como muy arty les podría llamar la atención. Una mezcla entre hipsters gafapastiles, góticos y gente siniestra de toda la vida, vamos. ¡Por lo menos, así me los imagino yo!

-Una apuesta tan personal, underground y valiente, ¿cómo es recibida por la prensa y público de un país tan garrulo y comercial como es España?

Bueno, hay que partir de la premisa que soy una advenediza total, sin ninguna clase de reconocimiento internacional ni apadrinamiento alguno, que son cosas que según parece se tienen mucho en cuenta aquí, así que mayormente ha sido recibida con indiferencia, nacida de la falta de interés. Pero bueno, yo ya sabía, en buena medida, que sería así, es un EP que tardará en llegar a su público y que me debía a mí misma. Yo ya lo he “soltado”, ahora a seguir trabajando, sabiendo que he dicho algo que quería decir musicalmente.

-Por cierto, ¿cómo ves la actual escena electrónica de tu ciudad, Barcelona? ¿Y el clubbing?

No puedo opinar de la “escena” como tal; sólo diré que la gente que yo conozco personalmente que está vinculada a la música, todas son de trato afable, cordial y colaborador. Se respiran unos aires a fraternidad muy bonitos, incluso artistas que tienen un ritmo bastante más elevado de trabajo que servidora encuentran un momento para escuchar mi música y comentarla. La escena clubbing la encuentro pelín mustia y en realidad es por algo puramente mercantil: la demanda apenas crece, así que nuevas iniciativas tienen muchas probabilidades de pegarse un buen batacazo.

-Se te nota que estás a punto de saltar a un sello internacional que sepa valorar tu trabajo y talento y te “cuele” en los circuitos que mereces… ¿hay algo avanzando al respecto?

Es algo muy complicado a menos que puedas conocer a alguien personalmente. Mandar emails de demo es algo parecido a comprar boletos de lotería. Aún y así voy comprando boletos, como hace mi abuela, que nunca se sabe. ¡ La suerte hay que buscarla, y esas cosas!

-Mójate, ¿qué nos espera en el próximo lanzamiento de Xols? ¿Y de Red Panda Music?

Con Red Panda Music ahora en abril/mayo sale ‘Hit the Dancefloor EP’, un disco de Aiby & The Noise con remix de Kyodai. Es un disco muy fresco, con temas de house gamberro y energético que espero funcione muy bien, hecho por un dúo con mucha marcha. Para después de verano tengo en ciernes un EP de Skygaze, me ha enseñado ya algunas cositas y la cosa promete. Después seguramente sacaré otro EP de Xols. 2018 ya se verá, pero tengo pendientes cositas con un par de artistas de Barcelona que me encantan y no he tenido ocasión de publicar aún.

-Para terminar, ¿y habrá álbum de Xols este año o deberemos de esperar un poco más?

El LP será mi prioridad para este otoño…¡así que hasta 2018 no estará listo!

www.facebook.com/xolsco

 www.facebook.com/redpandamusicbcn